reemplazar vieja caldera

¿Tienes una caldera con más años que Matusalén y cada invierno temes que te deje tirado? Si tu caldera tiene más de 15 años, no te extrañes si eso sucede. Por tanto, si tienes los recursos económicos para hacerlo, coge el toro por los cuernos y sustituye tu vieja caldera por un sistema de calefacción de nueva generación. En el caso de que no puedas permitírtelo en este momento, te recomendamos que empieces a ahorrar para cambiar la caldera en cuanto puedas, preferiblemente antes de que la caldera diga basta.

¿Cuándo es el momento de cambiar la caldera?

No es muy complicado saber cuándo toca cambiar la caldera de casa: basta fijarse en las señales. Si la caldera presenta problemas y no cumple con su función correctamente a pesar de pasar la revisión periódica, es el momento de sustituirla.

Si tu caldera no calienta bien las habitaciones de tu casa o produce ruidos extraños, ve pensando en cambiar la caldera. En cualquier caso, reemplazar tu vieja por una nueva caldera de condensación es siempre beneficioso, ya que mejorará el confort térmico de tu casa y, además, te ayudará a conseguir un ahorro energético.

Seguridad, ahorro y comodidad: las palabras clave de tu bienestar

Las calderas de baja temperatura, a través de su sistema de modulación, están diseñadas para calentar el calentador de agua sobre los 50 °C para evitar la condensación interna), mientras que las viejas calderas requieren una temperatura mucho mayor para que funcionen. Las calderas de baja temperatura suponen, por tanto, menos energía y un importante ahorro energético (entre el 12 y el 15%).

La caldera de condensación

La caldera de condensación es hoy en día la caldera que ofrece el mejor rendimiento del mercado, ya que utiliza el calor contenida en los gases de combustión. A diferencia de las calderas convencionales de temperatura baja, las calderas de condensación de gas utilizan calor para precalentar el calentador de agua de retorno antes de que entre en un segundo plano. Este último está menos estresado, lo que ofrece un mejor rendimiento que una caldera de baja temperatura y por lo tanto consiguen aún más ahorro de energía. También tiene un efecto beneficioso sobre el medio ambiente: los gases de combustión son menos y menos calientes. Las calderas de condensación garantizan una reducción del consumo de energía entre el 15 y el 20% respecto a las calderas convencionales.

Otra opción es reparar tu caldera… ¿Quieres contratar un servicio técnico especializado? En ese caso… ¡Pulsa el enlace!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>