La limpieza periódica de una caldera de gas es más importante de lo que suponemos, ya que las calderas, almacenan una serie de residuos que dificultan su funcionamiento con el paso del tiempo. Por ello es recomendable un mantenimiento anual, por parte del servicio técnico oficial de la marca o la empresa de mantenimiento de su caldera.

limpieza calderas de gas

limpieza calderas a gas

Estos residuos, resultan fáciles de eliminar en la parte exterior de la caldera, pero cuando esta suciedad se acumula en el interior su limpieza resulta mucho más complicada, ya que requiere cortar la llave de paso del gas y el suministro eléctrico, y desmontar la caldera para su limpieza interior.

La limpieza de la caldera es una tarea sencilla pero se necesita un conocimiento técnico, por lo que es recomendable llamar al servicio técnico de la marca de su caldera. Si la limpieza es llevada a cabo con eficiencia se logra un mejor rendimiento de la caldera y se alarga su vida útil.

La limpieza de la caldera a gas se debe realizar al menos una vez al año y preferiblemente antes de la época invernal, ya que es la época en la cual las calderas funcionan a pleno rendimiento, sobre todo las calderas mixtas que se utilizan como calefacción y a su vez para calentar el agua. Es importante hacer un purgado de la caldera con tal de eliminar el aire acumulado en el interior.

Si un usuario decide limpiarla sin llamar al servicio técnico es recomendable utilizar el manual de la caldera y de este modo se sabrá con precisión dónde se encuentran los componentes internos en los que se va a llevar a cabo la limpieza.

Los componentes más importantes que se deben limpiar de una caldera son:

  • El ventilador
  • El quemador
  • Los electrodos
  • La carcasa
  • Los conductos de humos

El ventilador es la parte del aparato que se encarga de coger el aire para que se produzca la combustión, por lo tanto es la parte donde se suele acumular más polvo y hay que limpiarlo con cuidado para evitar la obstrucción del aire de la caldera de gas.

El quemador es parte imprescindible del proceso de combustión y tiene que estar limpio para que el gas le llegue sin ningún tipo de problemas.

Con los electrodos se ha de tener especial atención ya que si se deterioran se han de cambiar rápidamente para que la caldera vuelva a funcionar correctamente.

La carcasa hay que limpiarla con un paño húmedo y sin ningún tipo de producto de limpieza. Finalmente el conducto de humos de la caldera es importante limpiarlo ya que se pueden producir obstrucciones en su interior.

This article has 1 comment

Comments are closed.