Industrialmente hablando existen diferencias y ventajas de utilizar calderas de vapor o calderas de aceite térmico o fluido térmico siendo más seguro y rentable para estas últimas.
El agua que rodea la cámara caliente y los tubos hacen que el agua se convierta en vapor, el vapor se expande, con lo que se lleva a cabo la presurización de la cáscara de la caldera. La presión hace que el vapor del fluya por la  tubería que los transporta hasta los cambiadores de calor que hacen que se reparta el calor.

Sin embargo las calderas de fluido térmico se calienta a través de una bobina helicoidal, la energía de la llama calienta la bobina por la radiación y convección, la bobina helicoidal calienta el fluido térmico que lo bombea a través de ella. A diferencia de una caldera común, en el proceso de calentamiento no se presuriza el depósito del calentador, la bobina helicoidal o tuberías.

Calderas de aceite termico o fluido termico   Las calderas de aceite térmico son normalmente más caras pero el mantenimiento es más barato. Estas calderas son mucho más seguras que una caldera convencional, otra ventaja que debemos tener en cuenta es que no necesitas un depósito de corrosión y cal por lo tanto no necesita un tratamiento del agua.

Gracias a que no necesita vapor evita una explosión comúnmente asociado con las calderas y debido a que los generadores de vapor no se disparan, no están sujetos a restricciones para calderas.

Por supuesto, las ventajas y desventajas de uno u otro sistema dependerá de la aplicación específica, pero parece ser que instalar calderas de fluido termico o aceite térmico para la industria es más ventajoso y siempre es inteligente considerar todas las opciones en la construcción de una nueva planta o sustitución de equipos antiguos.