Si eres ajeno/a al mundo de los técnicos de calderas lo más probable es que no tengas muy claro qué diferencia existe entre estos dos sistemas habituales en nuestras casas y tan útiles para el día a día. De hecho es posible que te sorprenda saber que de hecho son distintos. Y en efecto lo son.

En este post te traemos las principales características de cada uno de ellos, características que pueden ayudarte a seleccionar por ejemplo los recambios electrodomesticos más adecuados para tu equipo, por ejemplo. Y este punto es especialmente interesante porque a menudo nuestras calderas o calentadores son equipos de calidad, bien conservados y aún eficientes… pero una pieza falla. Eso no quiere decir que tengamos que invertir en otra caldera nueva sino que mediante los recambios electrodomesticos (y los encontrarás de primeras marcas) puedes solventar el problema y a largo plazo.

Diferenciando los dos sistemas

La diferencia esencial es que los calentadores sólo calientan el agua caliente sanitaria (ACS), mientras que las calderas tienen doble función: calientan el ACS y además calientan los radiadores de la calefacción.

Pero hay algunos otros hechos definitorios:

  • las calderas suelen tener más potencia que los calentadores.
  • los calentadores no almacenan agua para luego redistribuirla, sino que son sistemas instantáneos.
  • los calentadores suelen funcionar con gas (aunque hay variantes en los calentadores modernos), mientras que las calderas suelen funcionar mediante sistema eléctrico

Sí es cierto que no existe diferencia entre el nivel de seguridad de cada uno de

Las calderas de condensación han irrumpido en el mercado en los últimos años y pese a que su precio es sensiblemente superior al de la caldera tradicional, vienen para quedarse. El principal argumento es la eficiencia que esta caldera nos aporta a nuestro hogar y por eso de su alta puntuación en el famoso etiquetaje de eficiencia energética. Por lo general las calderas de condensación suelen tener un A+.

¿Qué hay detrás de estas calderas?

La realidad es que sí que son más económicas ya que no necesitan estar encendidas constantemente para calentar el agua. Una caldera de condensación, aprovecha los gases calientes de la combustión para precalentar el agua antes de que esta tenga que pasar por la llama, así el agua no llega tan fría y es necesario un menor consumo para llegar a la temperatura deseada, además los gases al salir por la chimenea, llevan una menor temperatura. Este sencillo proceso supone un gran progreso en el mundo de las calderas, ya que en las anteriores no se aprovechaba el calor generado. Además también supone un importante  ahorro en la factura de la luz.

caldera convencional, condesador


Parece que cada vez dura más el invierno y por ello nos vemos obligados a tener durante mucho más tiempo la calefacción encendida para poder mantener nuestro hogar cálido. Sin un mantenimiento regular de la caldera, puedes ver cómo se rompe cuando más lo necesita.

Además, seguramente también habrás notado que el precio del gas parece ir en aumento cada día. Por desgracia, el precio nunca más volverá a bajar, por lo que tendremos que adaptarnos a una nueva situación en la que no malgastemos excesivamente el funcionamiento de nuestra caldera.

Así que tenlo en mente: si tu caldera no se mantiene correctamente no funcionará con eficacia. Esto dará lugar a un mayor consumo de combustible y, por lo tanto, a inflar aún más las cuentas.

La caldera de tu casa se compone de una combinación de instrumentos que ayudan a calentar el agua y generan calor, que circula alrededor de tu casa constantemente. Por supuesto, estas partes son propensas al desgaste, por lo que tendrás que tomar medidas preventivas para el mantenimiento regular de calderas. De esa manera, sólo podrás estar seguro de encontrar la pieza de reparación exacta que requiere necesites y arreglarla antes de que se rompa.

Una de las razones más importantes, sin lugar a dudas, es el riesgo de escape de monóxido de carbono. El monóxido de carbono es un asesino silencioso que envenenay mata alrededor de 30 personas cada año. Es un gas incoloro e inodoro que se respira …

En 2007 se estableció por ley que era obligatorio que las calderas de todos los hogares pasaran una revisión anual para comprobar su seguridad, pero en abril de 2013 se modificó el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (conocido popularmente como RITE) y la obligatoriedad de la revisión de la caldera pasó a ser bianual. A pesar de que hace meses de la entrada en vigor de la modificación de la normativa, aún son muchos los consumidores que desconocen cuáles son sus exactamente sus obligaciones y, con ellos, son también muchas las empresas que intentan aprovecharse de ese desconocimiento para intentar vender revisiones anuales y servicios que no son obligatorios por ley.

mantenimiento y revision de calderas

Para evitar contratar servicios que no queremos, lo primero es saber identificar qué tipo de electrodoméstico tenemos en casa: un calentador eléctrico, una caldera o un sistema mixto. La diferencia entre calentadores y calderas es que los calentadores se encargan únicamente de proveer agua caliente para uso sanitario mientras que las calderas también calientan los radiadores de la calefacción. Según la nueva modificación del RITE, los calentadores que sólo producen agua caliente sanitaria (en viviendas) están obligados a pasar una revisión cada cinco años; en cuanto a las calderas, la revisión obligatoria es bianual. Estas revisiones tienen un coste medio de unos 50 euros.

A pesar del cambio de normativa, son muchas las distribuidoras que intentan aprovechar que el RITE es aún un gran desconocido para vender a sus clientes revisiones anuales a las que no están …

¿Tienes una caldera con más años que Matusalén y cada invierno temes que te deje tirado? Si tu caldera tiene más de 15 años, no te extrañes si eso sucede. Por tanto, si tienes los recursos económicos para hacerlo, coge el toro por los cuernos y sustituye tu vieja caldera por un sistema de calefacción de nueva generación. En el caso de que no puedas permitírtelo en este momento, te recomendamos que empieces a ahorrar para cambiar la caldera en cuanto puedas, preferiblemente antes de que la caldera diga basta.

¿Cuándo es el momento de cambiar la caldera?

No es muy complicado saber cuándo toca cambiar la caldera de casa: basta fijarse en las señales. Si la caldera presenta problemas y no cumple con su función correctamente a pesar de pasar la revisión periódica, es el momento de sustituirla.

Si tu caldera no calienta bien las habitaciones de tu casa o produce ruidos extraños, ve pensando en cambiar la caldera. En cualquier caso, reemplazar tu vieja por una nueva caldera de condensación es siempre beneficioso, ya que mejorará el confort térmico de tu casa y, además, te ayudará a conseguir un ahorro energético.

Seguridad, ahorro y comodidad: las palabras clave de tu bienestar

Las calderas de baja temperatura, a través de su sistema de modulación, están diseñadas para calentar el calentador de agua sobre los 50 °C para evitar la condensación interna), mientras que las viejas calderas requieren una temperatura mucho mayor para que funcionen. Las calderas de baja temperatura …

Si ha llegado el momento de cambiar la caldera de tu casa y no sabes cuál elegir en este artículo te mostramos los criterios que debes tener en cuenta para elegir la mejor caldera posible para ti:

  • Tipo de combustible
  • Rendimiento
  • El sistema de combustión
  • El espacio disponible en su hogar
  • Tus necesidades de agua caliente

En cuanto al precio, no sólo debes tener en cuenta el precio de compra, sino también el costo de uso. Una caldera más eficiente (por ejemplo, un modelo de condensación) requerirá una inversión inicial más alta, pero va a salir a cuenta, porque el coste por uso es mucho menor.  También hay que tener en cuenta que puedes recibir subvenciones o ayudas si te cambias a un determinado tipo de calderas, por lo que estas resultarán más accesibles.

Vamos a desglosar cada uno de los puntos a los que hay que prestar atención para elegir una nueva caldera para tu casa.

  • El combustible. Puedes realizar tu elección según los precios del combustible (petróleo, gas, pellets…). Es difícil predecir la evolución de los precios del petróleo, pero todo indica que será más caro que el gas natural en el mediano y largo plazo. La elección del proveedor también puede ser determinante, así que hay que prestar mucha atención.
  • El impacto sobre el medio ambiente es otro criterio importante a la hora de elegir caldera según su combustible. Ten en cuenta que el gas es menos contaminante que el petróleo, pero pon también en

Si ya te has decidido por instalar en tu casa la calefacción de pellets podrás así ahorrar más dinero al final de mes en las facturas e incluso reducir la dependencia de estos combustibles fósiles y las emisiones de carbono. Si estás en este momento en el proceso de elegir una caldera o estufa de pellets, he aquí una serie de consejos con las que te asegurarás de cuál es la opción correcta, la mejor equipada, y si cumple los requisitos necesarios para obtener todas las subvenciones y pagos que le correspondan.

Profesionalidad del instalador

Antes de instalar en tu casa la caldera de pellets, será necesario que te asegures de que estás contratando a un instalador calificado, que sabe lo que está haciendo. Si no quieres terminar con la instalación de una caldera que no funcione correctamente, y no cumple con sus necesidades. Los pellets de madera deben ser MCS y HETAS calificado.

Experiencia

Es esencial que la empresa de reparación de calderas o de instalación que se elija tenga experiencia, y ofrezca un recorrido de experiencia profesional en el que se demuestre que están especializados en la gestión de las calderas de biomasa así como en la quema de los sistemas de calefacción de madera y estufas de pellets.

Reputación

Comprueba otras opiniones sobre los instaladores o reparadores que encuentres, así podrás forjarte una idea mejor sobre dicha empresa. Busca en sitios online o prueba a hablar con anteriores clientes suyos que encontrarás en su portfolio.…